Lectura diaria de la Biblia

13 de enero de 2019

Lucas 5:33—6:11 (DHH)

Sostenidos por la Palabra de Dios para seguir a Jesús

Introducción

Lucas 5:33—6:11: Jesús responde a aquellos que le preguntan sobre el ayuno con una parábola. Luego, los líderes religiosos le preguntan acerca de la observancia del sábado. Jesús sana a un hombre en sábado, y su acción enoja a los líderes religiosos, que buscan razones para acusar a Jesús de hacer el mal.

La Biblia para hoy: Lucas 6:5

[Jesús] añadió:
—El Hijo del hombre tiene autoridad sobre el sábado.

Lectura para hoy

La pregunta sobre el ayuno

(Mt 9.14-17; Mc 2.18-22)

33Le dijeron a Jesús:

—Los seguidores de Juan y de los fariseos ayunan mucho y hacen muchas oraciones, pero tus discípulos siempre comen y beben.

34Jesús les contestó:

—¿Acaso pueden ustedes hacer ayunar a los invitados a una boda, mientras el novio está con ellos?35Pero llegará el momento en que se lleven al novio; cuando llegue ese día, entonces sí ayunarán.

36También les puso esta comparación:

—Nadie corta un pedazo de un vestido nuevo para remendar un vestido viejo. Si lo hace así, echa a perder el vestido nuevo; además, el pedazo nuevo no quedará bien con el vestido viejo.37Ni tampoco se echa vino nuevo en cueros viejos, porque el vino nuevo hace que se revienten los cueros, y tanto el vino como los cueros se pierden.38Por eso hay que echar el vino nuevo en cueros nuevos.39Y nadie que toma el vino añejo quiere después el nuevo, porque dice: “El añejo es más sabroso.”,

Los discípulos arrancan espigas en sábado

(Mt 12.1-8; Mc 2.23-28)

1Un sábado, Jesús caminaba entre los sembrados. Sus discípulos arrancaban espigas de trigo, las desgranaban entre las manos y se comían los granos.2Entonces algunos fariseos les preguntaron:

—¿Por qué hacen ustedes algo que no está permitido hacer en sábado?

3Jesús les contestó:

—¿No han leído ustedes lo que hizo David en una ocasión en que él y sus compañeros tuvieron hambre?4Entró en la casa de Dios y tomó los panes consagrados a Dios, comió de ellos y dio también a sus compañeros, a pesar de que solamente a los sacerdotes se les permitía comer de ese pan.

5Y añadió:

—El Hijo del hombre tiene autoridad sobre el sábado.

Jesús sana a un enfermo en sábado

(Mt 12.9-14; Mc 3.1-6)

6Otro sábado, Jesús entró en la sinagoga y comenzó a enseñar. Había en ella un hombre que tenía la mano derecha tullida;7y los maestros de la ley y los fariseos espiaban a Jesús para ver si lo sanaría en sábado, y así tener algún pretexto para acusarlo.8Pero él, que sabía lo que estaban pensando, le dijo al hombre que tenía la mano tullida:

—Levántate y ponte ahí en medio.

El hombre se levantó y se puso de pie,9y Jesús dijo a los otros:

—Les voy a hacer una pregunta: ¿Qué está permitido hacer en sábado: el bien o el mal? ¿Salvar una vida o destruirla?

10Luego miró a todos los que lo rodeaban, y le dijo a aquel hombre:

—Extiende la mano.

El hombre lo hizo así, y su mano quedó sana.11Pero los otros se enojaron mucho y comenzaron a discutir qué podrían hacer contra Jesús.

Reflexiona

¿Cómo responde Jesús a aquellos que desafían su curación de alguien en sábado? (6:9). ¿Cómo responderías a la pregunta de Jesús? ¿Qué causa el tipo de terquedad exhibida por los líderes religiosos en la lectura de hoy? ¿Alguna vez has encontrado una resistencia o terquedad similar en tu comunidad de fe? Si es así, ¿cómo se resuelven tales situaciones?

Ora

Señor Jesús, ayúdame a recordar y a observar el sábado de maneras que te honren. Que todo lo que haga y diga sea agradable a tus ojos. Amén.

Petición para hoy

Personal de emergencias médicas y primeros auxilios.

Lectura para mañana

Lucas 6:12–26: Jesús elige a sus doce apóstoles y sana y enseña a muchas personas.

Previa

Siguiente

Comparta la lectura bíblica de hoy con un amigo

Lectura diaria de la Biblia Archivo