Lectura diaria de la Biblia

11 de febrero de 2019

Juan 6:1–21 (DHH)

Sostenido por la Palabra de Dios respecto al amor

Introducción

Juan 6:1–21: Jesús cruza el lago de Galilea, y una gran multitud lo sigue. Un niño ofrece su comida de cinco panes de cebada y dos pescados, y Jesús puede proporcionar comida para todas las personas. En la noche, los discípulos regresan a través del lago hacia Cafarnaúm, y Jesús se acerca a su barca caminando sobre el agua.

La Biblia para hoy: Juan 6:11

Jesús tomó en sus manos los panes y, después de dar gracias a Dios, los repartió entre los que estaban sentados. Hizo lo mismo con los pescados, dándoles todo lo que querían.

Lectura para hoy

Jesús da de comer a una multitud

(Mt 14.13-21; Mc 6.30-44; Lc 9.10-17)

1Después de esto, Jesús se fue al otro lado del Lago de Galilea, que es el mismo Lago de Tiberias.2Mucha gente lo seguía, porque habían visto las señales milagrosas que hacía sanando a los enfermos.3Entonces Jesús subió a un monte, y se sentó con sus discípulos.4Ya estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos.5Cuando Jesús miró y vio la mucha gente que lo seguía, le dijo a Felipe:

—¿Dónde vamos a comprar pan para toda esta gente?

6Pero lo dijo por ver qué contestaría Felipe, porque Jesús mismo sabía bien lo que había de hacer.7Felipe le respondió:

—Ni siquiera el salario de doscientos días bastaría para comprar el pan suficiente para que cada uno recibiera un poco.

8Entonces Andrés, que era otro de sus discípulos y hermano de Simón Pedro, le dijo:

9—Aquí hay un niño que tiene cinco panes de cebada y dos pescados; pero, ¿qué es esto para tanta gente?

10Jesús respondió:

—Díganles a todos que se sienten.

Había mucha hierba en aquel lugar, y se sentaron. Eran unos cinco mil hombres.11Jesús tomó en sus manos los panes y, después de dar gracias a Dios, los repartió entre los que estaban sentados. Hizo lo mismo con los pescados, dándoles todo lo que querían.12Cuando ya estuvieron satisfechos, Jesús dijo a sus discípulos:

—Recojan los pedazos sobrantes, para que no se desperdicie nada.

13Ellos los recogieron, y llenaron doce canastas con los pedazos que sobraron de los cinco panes de cebada.14La gente, al ver esta señal milagrosa hecha por Jesús, decía:

—De veras éste es el profeta que había de venir al mundo.

15Pero como Jesús se dio cuenta de que querían llevárselo a la fuerza para hacerlo rey, se retiró otra vez a lo alto del cerro, para estar solo.

Jesús camina sobre el agua

(Mt 14.22-27; Mc 6.45-52)

16Al llegar la noche, los discípulos de Jesús bajaron al lago,17subieron a una barca y comenzaron a cruzar el lago para llegar a Cafarnaúm. Ya estaba completamente oscuro, y Jesús no había regresado todavía.18En esto, el lago se alborotó a causa de un fuerte viento que se había levantado.19Cuando ya habían avanzado unos cinco o seis kilómetros, vieron a Jesús, que se acercaba a la barca caminando sobre el agua, y tuvieron miedo.20Él les dijo:

—¡Soy yo, no tengan miedo!

21Con gusto lo recibieron en la barca, y en un momento llegaron a la tierra adonde iban.

Reflexiona

La lectura de hoy incluye dos milagros más (o señales) realizados por Jesús. Imagínate a ti mismo entre los 5000 que fueron alimentados milagrosamente. ¿Cuáles serían tus pensamientos? ¿Qué crees que el chico en la historia de hoy podría haberle dicho a la gente cuando regresó a casa? ¿Cómo reaccionaron los discípulos cuando vieron a Jesús acercándose a su barca caminando sobre el agua (versículo 19)? ¿Qué les dijo Jesús a ellos (versículo 20)? ¿Hay momentos en tu vida en los que necesitas la seguridad de las palabras de Jesús para no tener miedo?

Ora

Señor Jesús, te busco todos los días. Aliméntame y nútreme con tu Palabra que da vida. Sé de la bendita seguridad que das cuando estás allí, rodeándome con tu amor. Amén.

Petición para hoy

Voluntarios en despensas de alimentos comunitarias.

Lectura para mañana

Juan 6:22–40: Jesús dice que es el pan de vida.

Previa

Siguiente

Comparta la lectura bíblica de hoy con un amigo

Lectura diaria de la Biblia Archivo