Lectura diaria de la Biblia

13 de febrero de 2019

Juan 6:41–71 (DHH)

Sostenido por la Palabra de Dios respecto al amor

Introducción

Juan 6:41–71: La lectura de hoy concluye el discurso que comenzó con el versículo 25 (mira la lectura de ayer). Jesús es consciente de que hay personas en la multitud que elegirán alejarse. Jesús dice que las palabras que habla traen el Espíritu vivificante de Dios, y Simón Pedro afirma que Jesús es el Santo que ha venido de Dios.

La Biblia para hoy: Juan 6:68

Simón Pedro le contestó: —Señor, ¿a quién podemos ir? Tus palabras son palabras de vida eterna.

Lectura para hoy

41Por esto los judíos comenzaron a murmurar de Jesús, porque afirmó: «Yo soy el pan que ha bajado del cielo.»42Y dijeron:

—¿No es este Jesús, el hijo de José? Nosotros conocemos a su padre y a su madre. ¿Cómo dice ahora que ha bajado del cielo?

43Jesús les dijo entonces:

—Dejen de murmurar.44Nadie puede venir a mí, si no lo trae el Padre, que me ha enviado; y yo lo resucitaré en el día último.45En los libros de los profetas se dice: “Dios instruirá a todos.” Así que todos los que escuchan al Padre y aprenden de él, vienen a mí.

46«No es que alguno haya visto al Padre; el único que lo ha visto es el que procede de Dios.47Les aseguro que quien cree, tiene vida eterna.48Yo soy el pan que da vida.49Los antepasados de ustedes comieron el maná en el desierto, y a pesar de ello murieron;50pero yo hablo del pan que baja del cielo; quien come de él, no muere.51Yo soy ese pan vivo que ha bajado del cielo; el que come de este pan, vivirá para siempre. El pan que yo daré es mi propia carne. Lo daré por la vida del mundo.»

52Los judíos se pusieron a discutir unos con otros:

—¿Cómo puede éste darnos a comer su propia carne?

53Jesús les dijo:

—Les aseguro que si ustedes no comen la carne del Hijo del hombre y beben su sangre, no tendrán vida.54El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo lo resucitaré en el día último.55Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.56El que come mi carne y bebe mi sangre, vive unido a mí, y yo vivo unido a él.57El Padre, que me ha enviado, tiene vida, y yo vivo por él; de la misma manera, el que se alimenta de mí, vivirá por mí.58Hablo del pan que ha bajado del cielo. Este pan no es como el maná que comieron los antepasados de ustedes, que a pesar de haberlo comido murieron; el que come de este pan, vivirá para siempre.

59Jesús enseñó estas cosas en la sinagoga en Cafarnaúm.

Palabras de vida eterna

60Al oír estas enseñanzas, muchos de los que seguían a Jesús dijeron:

—Esto que dice es muy difícil de aceptar; ¿quién puede hacerle caso?

61Jesús, dándose cuenta de lo que estaban murmurando, les preguntó:

—¿Esto les ofende?62¿Qué pasaría entonces, si vieran al Hijo del hombre subir a donde antes estaba?63El espíritu es el que da vida; lo carnal no sirve para nada. Y las cosas que yo les he dicho son espíritu y vida.64Pero todavía hay algunos de ustedes que no creen.

Es que Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién era el que lo iba a traicionar.65Y añadió:

—Por esto les he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede.

66Desde entonces, muchos de los que habían seguido a Jesús lo dejaron, y ya no andaban con él.67Jesús les preguntó a los doce discípulos:

—¿También ustedes quieren irse?

68Simón Pedro le contestó:

—Señor, ¿a quién podemos ir? Tus palabras son palabras de vida eterna.69Nosotros ya hemos creído, y sabemos que tú eres el Santo de Dios.

70Jesús les contestó:

—¿No los he escogido yo a ustedes doce? Sin embargo, uno de ustedes es un diablo.

71Al decir esto, Jesús hablaba de Judas, hijo de Simón Iscariote, porque Judas iba a traicionarlo, aunque era uno de los doce discípulos.

Reflexiona

¿Por qué algunos de los seguidores de Jesús dejaron de seguirlo (versículo 60)? ¿Qué dijo Simón Pedro (versículo 68)? ¿Cuál es tu comprensión de las «palabras de vida eterna»?

Ora

Señor Jesús, creo y sé que eres el Santo que ha venido de Dios. Confío en ti, sabiendo que tienes las palabras de vida eterna. Amén.

Petición para hoy

Aquellos que encuentran la enseñanza de Jesús demasiado difícil y le dan la espalda.

Lectura para mañana

Juan 7:1–24: Jesús regresa a Galilea, y se reúne con sus hermanos.

Previa

Siguiente

Comparta la lectura bíblica de hoy con un amigo

Lectura diaria de la Biblia Archivo