Lectura diaria de la Biblia

01 de agosto de 2020

Isaías 43:1-21 (DHH)

La vivificante Palabra de perdón y misericordia de Dios

Introducción

Isaías 43:1-21: Dios promete dejar que el pueblo de Israel regrese a Judá y también que arreglará todo para que escapen de Babilonia. El camino más directo desde Babilonia a Judá era a través del desierto. Un viaje así sería peligroso, pero el Señor les promete proveer agua en el desierto, así como lo había hecho en el éxodo anterior (Éxodo 15:22-27; 17:1-7; Números 20:1-13).

La Biblia para hoy: Isaías 43:1b

[El Señor dice:] “No temas, que yo te he libertado; yo te llamé por tu nombre, tú eres mío”.

Lectura para hoy

El Señor es el único Salvador

1Pero ahora, Israel, pueblo de Jacob,

el Señor que te creó te dice:

«No temas, que yo te he libertado;

yo te llamé por tu nombre, tú eres mío.

2Si tienes que pasar por el agua, yo estaré contigo,

si tienes que cruzar ríos, no te ahogarás;

si tienes que pasar por el fuego, no te quemarás,

las llamas no arderán en ti.43.2 El agua y el fuego representan simbólicamente los peligros que deberán afrontar los exiliados al regresar a Jerusalén (cf. Sal 66.12). La mención de estos dos elementos evoca probablemente el paso de los israelitas a través del Mar Rojo (Ex 14.22) y a través de los ardores del desierto (Dt 32.10).

3Pues yo soy tu Señor, tu salvador,

el Dios Santo de Israel.

Yo te he adquirido;

he dado como precio de rescate

a Egipto, a Etiopía y a Sabá,43.3 He dado como precio de rescate a Egipto, a Etiopía y a Sabá: Esta frase se refiere a los cambios históricos que hicieron posible la liberación de los israelitas cautivos en Babilonia y su retorno a la tierra prometida. No solamente Babilonia, sino también Egipto y la región del alto Nilo cayeron bajo la dominación del Imperio persa, que fue el instrumento utilizado por el Señor para devolver la libertad a su pueblo. Véanse Is 41.2 n. e Índice de mapas.

4porque te aprecio,

eres de gran valor y yo te amo.

Para tenerte a ti y para salvar tu vida

entrego hombres y naciones.

5No tengas miedo, pues yo estoy contigo.43.5 Yo estoy contigo: Véanse las referencias en Ex 3.12 nota.

Desde oriente y occidente

haré volver a tu gente para reunirla.

6Diré al norte: “Devuélvelos”,

y al sur: “No te quedes con ellos.

Trae a mis hijos y mis hijas

desde lejos, desde el extremo del mundo,

Haré volver a tu gente para reunirla. (43.5)

7a todos los que llevan mi nombre,

a los que yo creé y formé,

a los que hice para gloria mía.”

8»Hagan venir a mi pueblo,

que tiene ojos pero está ciego,

y tiene oídos pero está sordo.43.8 El pueblo no tiene ojos ni oídos suficientemente agudos para percibir todo lo que el Señor ha hecho y sigue haciendo en favor de él. Véase Is 42.18 n.

9Reúnanse todos los pueblos,

júntense las naciones.

¿Quién entre ellas había predicho esto,

o había anunciado los sucesos pasados?

Que presenten testigos43.9 Que presenten testigos: Esta invitación está dirigida a los falsos dioses de las religiones paganas. El Señor ha entablado un proceso contra ellos (véase Is 41.4 nota) y los desafía a que presenten testigos que puedan darles la razón. Cf. Jer 10.1-11. y prueben tener razón,

para que se oiga y se diga que es la verdad.»

10El Señor afirma:

«Ustedes son mis testigos,43.10 Ustedes son mis testigos: En el proceso contra los falsos dioses, el Señor aduce como testimonio de su poder la obra que realizó en el pasado en favor de Israel y la que está a punto de realizar en favor de los exiliados. Cf. Is 41.17-20; 42.16.

mis siervos,43.10 Mis siervos: Véase Is 42.1 nota. que yo elegí

para que me conozcan y confíen en mí

y entiendan quién soy.

Antes de mí no ha existido ningún dios,

ni habrá ninguno después de mí.

11Solo yo soy el Señor;

fuera de mí nadie puede salvar.»

12El Señor afirma:

«Yo lo anuncié y lo proclamé: yo los he salvado;

no lo hizo un dios extraño,

y ustedes son mis testigos.

13Desde siempre, yo soy Dios.

Nadie puede librar de mi poder.

Nadie puede deshacer lo que yo hago.»

14El Señor, el Dios Santo de Israel,

el que les dio la libertad, dice:

«Para salvarlos a ustedes mandaré gente a Babilonia

y haré abrir todas las puertas,

y la alegría de los caldeos se convertirá en dolor.43.14 Y haré abrir… en dolor: traducción probable. Heb. oscuro.

15Yo soy el Señor, el creador de Israel,

el Dios Santo y rey de ustedes.»

16El Señor abrió un camino a través del mar,

un sendero por entre las aguas impetuosas;

17hizo salir todo un poderoso ejército,

con sus carros y caballos, para destruirlo.

Quedaron derribados y no pudieron levantarse;

se acabaron como mecha que se apaga.

Solo yo soy el Señor. (43.11)
El Señor abrió un camino a través del mar. (43.16)

18Ahora dice el Señor a su pueblo:

«Ya no recuerdes el ayer,

no pienses más en cosas del pasado.

19Yo voy a hacer algo nuevo,

y verás que ahora mismo va a aparecer.43.18-19 Nótese la contraposición entre las cosas del pasado y lo nuevo que está a punto de aparecer. Las cosas del pasado son las acciones que el Señor realizó antiguamente, especialmente el éxodo, que hizo posible la liberación de los israelitas esclavizados en Egipto. Lo nuevo es la liberación prometida a los cautivos en Babilonia, que el profeta describe como un nuevo éxodo, más espectacular y glorioso que el antiguo. Cf. Is 52.11-12.

Voy a abrir un camino en el desierto

y ríos en la tierra estéril.

20Me honrarán los animales salvajes,

los chacales y los avestruces,

porque hago brotar agua en el desierto,

ríos en la tierra estéril,

para dar de beber a mi pueblo elegido,

21el pueblo que he formado

para que proclame mi alabanza.

Reflexiona

¿Cómo rescatará Dios al pueblo? ¿Qué versículos hablan sobre la garantía de seguridad que Dios da? ¿Qué es ese «algo nuevo» que Dios hará (versículo 19)? ¿Dios hace «cosas nuevas» hoy?

Ora

Señor Dios, me has llamado por mi nombre y soy tuyo. Solo tú eres Dios y te agradezco y alabo por tu amor vivificante. Amén.

Petición para hoy

Los pueblo nómadas alrededor del mundo.

Lectura para mañana

Isaías 49:8-26: El Señor promete restaurar Jerusalén.

Previa

Siguiente

Comparta la lectura bíblica de hoy con un amigo

Lectura diaria de la Biblia Archivo