Lectura diaria de la Biblia

16 de septiembre de 2020

Mateo 22:1-22 (DHH)

La Palabra de Dios que da vida: La Sabiduría

Introducción

Mateo 22:1-22: Jesús compara el reino de los cielos con un banquete de bodas. Debido a que los invitados ignoraron la invitación, el rey instruye a sus siervos a reunir personas de las calles y llevarlas al salón de bodas. La lectura de hoy termina cuando los fariseos buscan atrapar a Jesús preguntándole sobre pagar impuestos.

La Biblia para hoy: Mateo 22:9

[El rey dijo:] «Vayan, pues, ustedes a las calles principales, e inviten al banquete a todos los que encuentren».

Lectura para hoy

La parábola del banquete de bodas

(Lc 14.15-24)

1Jesús comenzó a hablarles otra vez por medio de parábolas. Les dijo:

2«Sucede con el reino de los cielos como con un rey que hizo un banquete para la boda de su hijo. 3Mandó a sus criados que fueran a llamar a los invitados, pero estos no quisieron asistir. 4Volvió a mandar otros criados, encargándoles: “Digan a los invitados que ya tengo preparada la comida. Mandé matar mis reses y animales engordados, y todo está listo; que vengan al banquete.” 5Pero los invitados no hicieron caso. Uno de ellos se fue a sus terrenos, otro se fue a sus negocios, 6y los otros agarraron a los criados del rey y los maltrataron hasta matarlos. 7Entonces el rey se enojó mucho, y ordenó a sus soldados que mataran a aquellos asesinos y quemaran su pueblo. 8Luego dijo a sus criados: “El banquete está listo, pero aquellos invitados no merecían venir. 9Vayan, pues, ustedes a las calles principales, e inviten al banquete a todos los que encuentren.” 10Los criados salieron a las calles y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos;22.10 Malos y buenos: Nótese la semejanza entre esta parábola y las de Mt 13.24-30,36-43,47-50. y así la sala se llenó de gente.

11»Cuando el rey entró a ver a los invitados, se fijó en un hombre que no iba vestido con traje de boda. 12Le dijo: “Amigo, ¿cómo has entrado aquí, si no traes traje de boda?” Pero el otro se quedó callado. 13Entonces el rey dijo a los que atendían las mesas: “Átenlo de pies y manos y échenlo a la oscuridad de afuera. Entonces vendrán el llanto y la desesperación.”22.13 Entonces vendrán el llanto y la desesperación: Véase Mt 8.12 n. 14Porque muchos son llamados, pero pocos escogidos.»22.14 Los vv. 11-14 no tienen correspondiente en la parábola de Lc 14.15-24, que es, por lo demás, paralela. Posiblemente provienen de otra parábola, añadida aquí por Mateo.

La pregunta sobre los impuestos

(Mc 12.13-17; Lc 20.20-26)

15Después de esto, los fariseos fueron y se pusieron de acuerdo para hacerle decir a Jesús algo que les diera motivo para acusarlo. 16Así que mandaron a algunos de sus partidarios, junto con otros del partido de Herodes,22.16 Los del partido de Herodes apoyaban a Herodes Antipas y a la dinastía fundada por Herodes el Grande. a decirle:

—Maestro, sabemos que tú dices la verdad, y que enseñas de veras el camino de Dios, sin dejarte llevar por lo que diga la gente, porque no hablas para darles gusto. 17Danos, pues, tu opinión: ¿Está bien que paguemos impuestos al emperador romano, o no?22.17 El gobierno romano, en nombre de su emperador, cobraba impuestos a sus súbditos. Si la respuesta de Jesús era afirmativa, perdería simpatías entre el pueblo; si, por el contrario, respondía negativamente, entraría en conflicto con las autoridades romanas.

18Jesús, dándose cuenta de la mala intención que llevaban, les dijo:

—Hipócritas, ¿por qué me tienden trampas? 19Enséñenme la moneda con que se paga el impuesto.

Le trajeron un denario,22.19-21 Denario: moneda romana de plata, que llevaba en aquel tiempo la imagen del emperador Tiberio. 20y Jesús les preguntó:

—¿De quién es esta cara y el nombre que aquí está escrito?

21Le contestaron:

—Del emperador.

Jesús les dijo entonces:

—Pues den al emperador lo que es del emperador, y a Dios lo que es de Dios.

22Cuando oyeron esto, se quedaron admirados; y dejándolo, se fueron.

Reflexiona

En la parábola del banquete de la boda, ¿quién es el rey? ¿Quién es el hijo? ¿Cómo comprendes esta parábola? Los versículos 11-13 mencionan un invitado que no estaba apropiadamente vestido, una indicación de que el invitado no honró al rey, y es una ofensa similar a la de quienes ignoraron la invitación del rey. ¿De qué maneras honras a Dios? Esta parábola puede recordarnos la descripción de la fiesta de las bodas del Cordero, como es descrita en Apocalipsis 19:5-10; Apocalipsis 19:9 dice: «Felices los que han sido invitados al banquete de bodas del Cordero». Cuando Jesús desafía a los fariseos que buscan atraparlo (versículos 15-22), ¿qué quiere decir cuando dice: «[Den] a Dios lo que es de Dios»? ¿De qué manera esta declaración implica lealtad y honor a Dios?

Ora

Señor Dios, hay veces cuando puedo fallar en honrarte y actuar de maneras que no estén de acuerdo a tu voluntad. Gracias por alcanzarme con tu amor e invitarme a tu fiesta. Enséñame a honrarte y extender mi mano a otros en amor, por el bien de tu reino. Amén.

Petición para hoy

Los abastecedores de banquetes.

Lectura para mañana

Mateo 22:23-46: Se intensifica el conflicto entre los líderes religiosos y Jesús.

Previa

Siguiente

Comparta la lectura bíblica de hoy con un amigo

Lectura diaria de la Biblia Archivo