Lectura diaria de la Biblia

07 de abril de 2020

Mateo 26:1–35 (DHH)

La Palabra De Dios Que Da Vida: La Esperanza

Introducción

Mateo 26:1–35. Jesús habla a sus discípulos sobre su próximo arresto y crucifixión. Mientras estaba en Betania, una mujer unge a Jesús con un perfume caro. Jesús come la cena de Pascua con sus discípulos y predice su traición. Jesús también predice que los discípulos lo abandonarán.

La Biblia para hoy: Mateo 26:29

[Jesús dijo]: «Pero les digo que no volveré a beber de este producto de la vid, hasta el día en que beba con ustedes el vino nuevo en el reino de mi Padre».

Lectura para hoy

XII. PASIÓN, MUERTE Y RESURRECCIÓN

(26.1—28.20)

Conspiración para arrestar a Jesús

(Mc 14.1-2; Lc 22.1-2; Jn 11.45-53)

1Cuando Jesús terminó toda su enseñanza,26.1 Cuando Jesús terminó toda su enseñanza: Véase Mt 7.28 n. dijo a sus discípulos:

2—Como ustedes saben, dentro de dos días es la fiesta de la Pascua,26.2 Pascua: fiesta que conmemora la liberación de los israelitas de su esclavitud en Egipto (Ex 12.1-27; Dt 16.1-8); véase Índice temático. (La Semana Santa del actual calendario cristiano cae aprox. en las mismas fechas de la Pascua judía, ya que la pasión de Jesús tuvo lugar durante la semana de esta fiesta.) y el Hijo del hombre será entregado para que lo crucifiquen.

3Por aquel tiempo, los jefes de los sacerdotes y los ancianos de los judíos se reunieron en el palacio de Caifás, el sumo sacerdote,26.3 Sumo sacerdote: el principal sacerdote judío, o jefe de los sacerdotes; véase Índice temático. 4e hicieron planes para arrestar a Jesús mediante algún engaño, y matarlo. 5Pero decían:

—No durante la fiesta, para que no se alborote la gente.26.5 Para que no se alborote la gente: Véase Mc 14.1-2 n.

Una mujer derrama perfume sobre Jesús26.6-13 El relato de esta sección tiene muchas semejanzas con el de Lc 7.37-38.

(Mc 14.3-9; Jn 12.1-8)

6Jesús estaba en Betania, en casa de Simón, al que llamaban el leproso;26.6 Simón, al que llamaban el leproso: Probablemente se trata de uno que antes había padecido de lepra. 7en esto se le acercó una mujer que llevaba un frasco de alabastro26.7 Alabastro: piedra blanda y fina, de la que se fabricaban frascos para perfume. lleno de un perfume muy caro. Mientras Jesús estaba a la mesa, ella le derramó el perfume sobre la cabeza. 8Los discípulos, al verlo, se enojaron y comenzaron a decir:

—¿Por qué se desperdicia esto? 9Pudo haberse vendido por mucho dinero, para ayudar a los pobres.

Ellos señalaron el precio: treinta monedas de plata. (26.15)

10Jesús lo oyó, y les dijo:

—¿Por qué molestan a esta mujer? Ha hecho una obra buena conmigo. 11Pues a los pobres los tendrán siempre entre ustedes, pero a mí no siempre me van a tener. 12Lo que ha hecho esta mujer, al derramar el perfume sobre mi cuerpo, es prepararme para mi entierro.26.8-12 Entre los judíos, el dar sepultura respetuosa a los muertos era considerado como un acto de caridad aún más encomiable que dar limosna a los pobres. 13Les aseguro que en cualquier lugar del mundo donde se anuncie esta buena noticia, se hablará también de lo que hizo esta mujer, y así será recordada.

Judas traiciona a Jesús

(Mc 14.10-11; Lc 22.3-6)

14Uno de los doce discípulos, el que se llamaba Judas Iscariote, fue a ver a los jefes de los sacerdotes 15y les dijo:

—¿Cuánto me quieren dar, y yo les entrego a Jesús?

Ellos le pagaron treinta monedas de plata.26.15 Precio tradicional de un esclavo (Ex 21.32; cf. también Zac 11.12). 16Y desde entonces Judas anduvo buscando el momento más oportuno para entregarles a Jesús.

La Cena del Señor

(Mc 14.12-25; Lc 22.7-23; Jn 13.21-30; 1~Co 11.23-26)

17El primer día de la fiesta en que se comía el pan sin levadura, los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron:

—¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?26.17 Fiesta en que se comía el pan sin levadura: fiesta judía que duraba siete días a partir de la Pascua. En la Pascua misma se celebraba una cena familiar en la que se comía el cordero sacrificado para tal ocasión (Lc 22.7 n.). Véase Índice temático: Pan sin levadura y Pascua.

18Él les contestó:

—Vayan a la ciudad, a casa de Fulano, y díganle: “El Maestro dice: Mi hora está cerca, y voy a tu casa a celebrar la Pascua con mis discípulos.”26.18 Se puede pensar que Jesús había hecho algún arreglo previo; véase Lc 22.10-11 n.

19Los discípulos hicieron como Jesús les había mandado, y prepararon la cena de Pascua.

20Cuando llegó la noche, Jesús estaba a la mesa26.20 Estaba a la mesa: Lit. se recostó; en ocasiones como esta, no se usaban sillas, sino que los comensales se recostaban sobre divanes, apoyándose en el brazo izquierdo (cf. Jn 13.23 nota). con los doce discípulos; 21y mientras comían, les dijo:

—Les aseguro que uno de ustedes me va a traicionar.

22Ellos se pusieron muy tristes, y comenzaron a preguntarle uno tras otro:

—Señor, ¿acaso seré yo?

23Jesús les contestó:

—Uno que moja el pan en el mismo plato que yo, va a traicionarme.26.23 Jn 13.18; cf. Sal 41.10. Había un plato común lleno de salsa dulce en el que se remojaba el pan y las «hierbas amargas» (Ex 12.8); el traidor estaba ya por romper la solidaridad que aquel acto significaba. 24El Hijo del hombre ha de recorrer el camino que dicen las Escrituras; pero ¡ay de aquel que lo traiciona! Hubiera sido mejor para él no haber nacido.

25Entonces Judas, el que lo estaba traicionando, le preguntó:

—Maestro, ¿acaso seré yo?

—Tú lo has dicho —contestó Jesús.

26Mientras comían, Jesús tomó en sus manos el pan y, habiendo dado gracias a Dios, lo partió y se lo dio a los discípulos, diciendo:

—Tomen y coman, esto es mi cuerpo.26.26-28 Además de los pasajes paralelos, cf. Jn 6.51-58.

27Luego tomó en sus manos una copa y, habiendo dado gracias a Dios, se la pasó a ellos, diciendo:

—Beban todos ustedes de esta copa, 28porque esto es mi sangre, con la que se confirma la alianza,26.28 Mi sangre, con la que se confirma la alianza: Cf. Ex 24.6-8; Jer 31.31-34; Zac 9.11; Heb 10.29; 13.20; véase Lc 22.20 n. sangre que es derramada en favor de muchos para perdón de sus pecados. 29Pero les digo que no volveré a beber de este producto de la vid, hasta el día en que beba con ustedes el vino nuevo en el reino de mi Padre.

Jesús anuncia que Pedro lo negará

(Mc 14.26-31; Lc 22.31-34; Jn 13.36-38)

30Después de cantar los salmos,26.30 De ordinario, la cena de la Pascua comenzaba con el canto de los Salmos 113—114, y terminaba con los Salmos 115—118. se fueron al Monte de los Olivos. 31Y Jesús les dijo:

—Todos ustedes van a perder su fe en mí esta noche. Así lo dicen las Escrituras: “Mataré al pastor, y las ovejas se dispersarán.”26.31 Jesús cita Zac 13.7, pasaje en que Dios ordena a la espada que mate al pastor, o sea al jefe, exponiendo así al pueblo a la prueba final, de la cual saldrá un resto fiel (Zac 13.8-9). Cf. también Jn 16.32. 32Pero cuando yo resucite, los volveré a reunir en Galilea.

33Pedro le contestó:

—Aunque todos pierdan su fe en ti, yo no la perderé.

34Jesús le dijo:

—Te aseguro que esta misma noche, antes que cante el gallo,26.34 Respecto al canto del gallo, véase 26.75 n. me negarás tres veces.

35Pedro afirmó:

—Aunque tenga que morir contigo, no te negaré.

Y todos los discípulos decían lo mismo.

Reflexiona

Vuelve a leer los versículos 26–30. Al compartir la cena de Pascua con sus discípulos, Jesús usa pan y vino para representar el pacto de perdón de Dios. ¿Qué significa para ti participar en la Cena del Señor? ¿Cómo entiendes y experimentas el misterio de la gracia de Dios en tu vida?

Ora

Dios santo, ayúdame a comprender los misterios de tu amor y tu gracia. Empodérame para poner mi fe en acción. Amén.

Petición para hoy

Aquellos que preparan el santuario para los servicios y limpian después.

Lectura para mañana

Mateo 26:36–75. Jesús ora en Getsemaní.

Previa

Siguiente

Comparta la lectura bíblica de hoy con un amigo

Lectura diaria de la Biblia Archivo