Lectura diaria de la Biblia

26 de febrero de 2021

Deuteronomio 6:1–25 (DHH)

La Palabra de amor de Dios

Introducción

Deuteronomio 6:1–25: Moisés le dice al pueblo que Dios quiere que obedezcan las leyes de Dios en la tierra que están a punto de ocupar. Moisés también les advierte de las consecuencias de la desobediencia. La lectura de hoy incluye el gran mandamiento (véase el versículo 5) que Jesús subrayó más tarde (véase Mateo 22:37).

La Biblia para hoy: Deuteronomio 6:5

Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.

Lectura para hoy

El gran mandamiento

1»Estos son los mandamientos, leyes y decretos que el Señor su Dios me ha ordenado enseñarles, para que los pongan en práctica en el país del cual van a tomar posesión. 2De esta manera honrarán al Señor su Dios, y cumplirán durante toda su vida las leyes y los mandamientos que yo les mando a ustedes, a sus hijos y a sus nietos; y así vivirán muchos años. 3Por lo tanto, israelitas, pónganlos en práctica. Así les irá bien y llegarán a ser un pueblo numeroso en esta tierra donde la leche y la miel corren como el agua,6.3 Tierra donde la leche y la miel corren como el agua: Ex 3.8,17; 13.5; 33.3; Lv 20.24; Nm 13.27; 14.8; 16.13-14. tal como el Señor y Dios de sus antepasados se lo ha prometido.

4»Oye, Israel:6.4 Oye, Israel: Dt 5.1; 9.1; 20.3; 27.9. Con este v. comienza la profesión de fe tradicional de Israel, llamada Semá («Oye») por su palabra inicial. Los judíos piadosos la recitan dos veces al día; los mss. hebreos del AT escriben el comienzo y el final del v. 4 con caracteres más gruesos, para destacar su importancia. El Señor nuestro Dios es el único Señor.6.4 Mc 12.29. Es el único Señor: también puede traducirse el Señor es uno. La primera traducción afirma que el Señor es el único Dios de Israel y, por lo tanto, exige de su pueblo adoración y amor exclusivos. La segunda pone de relieve la unidad del Señor: él no está interiormente dividido, sino que es siempre uno y el mismo en su ser y en su obrar.

5»Ama al Señor tu Dios6.5 Ama al Señor tu Dios: Este amor es mucho más que un mero sentimiento o una emoción interior. Así como el Señor manifestó su amor a Israel liberándolo de la esclavitud en Egipto (Dt 4.37; 7.8), así también Israel debe manifestar su amor a Dios mediante la obediencia a los mandamientos (Dt 11.1,13,22). con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.6.5 Jesús considera este mandamiento como el primero y más importante de todos (Mt 22.37; Mc 12.30; Lc 10.27). Con todo tu corazón… tus fuerzas: El Deuteronomio no asocia esta expresión únicamente al verbo amar (cf. 10.12; 30.6), sino también a los verbos buscar (4.29), obedecer (30.10), volver al Señor (30.2) y cumplir los mandamientos (26.16). Estos verbos especifican las formas que debe asumir el amor al Señor, en respuesta al amor que él manifestó primero. Cf. 1~Jn 4.10.

6»Grábate en la mente todas las cosas que hoy te he dicho, 7y enséñaselas continuamente a tus hijos; háblales de ellas, tanto en tu casa como en el camino, y cuando te acuestes y cuando te levantes. 8Lleva estos mandamientos atados en tu mano y en tu frente como señales,6.8 Sobre esta práctica, véase Ex 13.9 n. 9y escríbelos también en los postes6.9 Postes: heb. mezuzot, plural de mezuzah. En este v. se basa la costumbre judía de fijar en la puerta de la casa la cajita llamada mezuzah, que contiene el texto de Dt 6.4-9; 11.13-21. y en las puertas de tu casa.

Escríbelos también en los postes y en las puertas de tu casa. (6.9)

Moisés recomienda obediencia a los israelitas

10»El Señor y Dios de ustedes los va a hacer entrar en el país que a sus antepasados Abraham, Isaac y Jacob6.10 Abraham, Isaac y Jacob: Gn 12.7; 26.3; 28.13. juró que les daría. Es un país con grandes y hermosas ciudades que ustedes no construyeron; 11con casas llenas de todo lo mejor, que ustedes no llenaron; con pozos que ustedes no cavaron, y viñedos y olivos que ustedes no plantaron, pero de los cuales comerán hasta quedar satisfechos. 12Cuando eso suceda, procuren no olvidarse del Señor, que los sacó de Egipto, donde eran esclavos. 13Adoren6.13 Adoren: Lit. teman. El temor del Señor, en sentido bíblico, no es miedo, sino una actitud de profundo respeto, que incluye la adoración, el amor, el servicio del Señor y la obediencia a sus mandamientos. Cf. Dt 10.12,20; 31.12-13. al Señor su Dios y sírvanle solo a él, y cuando tengan que hacer un juramento, háganlo solo en el nombre del Señor. 14No vayan tras los dioses que adoran los pueblos vecinos, 15porque el Señor su Dios, que está con ustedes, es un Dios celoso y puede enojarse contra ustedes y destruirlos totalmente.

16»No pongan a prueba al Señor su Dios, como lo hicieron en Masá.6.16 Masá: Ex 17.1-7; véase Ex 17.7 nota. 17Cumplan fielmente los mandamientos del Señor su Dios, y los mandatos y leyes que les ha ordenado. 18Hagan lo que es recto y agradable a los ojos del Señor, para que les vaya bien y tomen posesión de la buena tierra que el Señor juró dar a los antepasados de ustedes, 19y para que el Señor haga huir a todos los enemigos que se enfrenten con ustedes, tal como lo ha prometido.

20»Cuando algún día sus hijos les pregunten: “¿Qué significan estos mandatos, leyes y decretos que nos ha ordenado el Señor nuestro Dios?”,6.20 Esta pregunta forma parte del ritual de la Pascua, de acuerdo con Ex 12.26; 13.14. 21ustedes les responderán:6.21 Ustedes les responderán: El Deuteronomio insiste en la necesidad de transmitir a las nuevas generaciones la enseñanza recibida. Esa instrucción incluye el relato de las acciones que el Señor realizó en el pasado en favor de Israel, para que el recuerdo de esas acciones provoque una respuesta de amor y obediencia a los mandamientos. Cf. Dt 4.9-10; 6.7; 11.19; 31.12-13. Véanse también Sal 44.2 n.; Jl 1.3 n. “Nosotros éramos esclavos del faraón, en Egipto, y el Señor nos sacó de allí con gran poder. 22Nosotros vimos los grandes y terribles prodigios y las señales que el Señor realizó en Egipto contra el faraón y toda la casa real; 23pero a nosotros nos sacó de allí, y nos llevó al país que había prometido a nuestros antepasados, y nos lo dio. 24Después el Señor nuestro Dios nos mandó poner en práctica todos estos mandamientos y tenerle reverencia, para que nos vaya bien y para que él nos conserve la vida como hasta ahora. 25Y tendremos justicia cuando cumplamos cuidadosamente estos mandamientos6.25 En el contexto de la alianza (cf. Ex 19.4-6), la justicia consiste en ordenar la conducta de acuerdo con la voluntad de Dios y estar de ese modo en relación de amistad con él. ante el Señor nuestro Dios, tal como nos lo ha ordenado.”

Reflexiona

¿Qué le dice Moisés al pueblo que haga? ¿Por qué deben escribir y discutir las leyes una y otra vez? ¿Qué se le promete al pueblo si obedece a Dios? ¿Qué advertencias reciben si son desobedientes? ¿Qué haces para ayudarte a recordar las leyes de Dios?

Ora

Señor Dios, te amo con todo mi corazón, alma y fuerzas. Ayúdame a recordar tus leyes y a tenerlas en primer lugar en mi mente. Fortalece mi fe día a día y ayúdame a compartir tus enseñanzas con los demás. Amén.

Petición para hoy

Niños matriculados en escuelas de las iglesias

Lectura para mañana

Lucas 10:25–42: Jesús enseña lo que significa amar al prójimo.

Previa

Siguiente

Comparta la lectura bíblica de hoy con un amigo

Lectura diaria de la Biblia Archivo