Lectura diaria de la Biblia

07 de agosto de 2020

Oseas 1:1—2:1 (DHH)

La vivificante Palabra de perdón y misericordia de Dios

Introducción

Oseas 1:1—2:1: Hoy comenzaremos a leer extractos del libro del profeta Oseas, un libro de catorce capítulos que estaremos leyendo por un período de nueve días. El nombre del profeta es una versión abreviada del hebreo «Osaías» que significa «el Señor ha salvado». Oseas predicó en Israel, el reino del norte (c. 740-722 a.C.) y estaba preocupado sobre la idolatría del pueblo y su infidelidad hacia Dios. En la lectura para hoy, se le pide a Oseas que se case con una mujer infiel para demostrar cuán infiel ha sido Israel, y que llame a sus hijos con nombres que sean un recordatorio del inminente castigo de Israel. La lectura termina con la visión de Oseas del tiempo cuando Dios restaurará a Israel y Judá y los reunirá bajo un líder.

La Biblia para hoy: Oseas 1:10b

Un día… Dios les dirá: “Ustedes son hijos del Dios viviente.”

Lectura para hoy

I. TÍTULO

(1.1)

1Este es el mensaje que el Señor dirigió a Oseas,1.1 El mensaje que el Señor dirigió a Oseas: para los encabezamientos de los libros proféticos, véase Is 1.1 nota. hijo de Beerí, en tiempos de Ozías, Jotam, Ahaz y Ezequías,1.1 Aunque el mensaje del profeta estaba dirigido originalmente a Israel, el reino del Norte, aquí se identifica a varios reyes de Judá: Ozías (2~R 15.1-7; 2~Cr 26), Jotam (2~R 15.32-38; 2~Cr 27), Ahaz (2~R 16; 2~Cr 28), y Ezequías (2 R 18—20; 2 Cr 29—32). Cf. Is 1.1; Miq 1.1, y véase la Tabla Cronológica del AT. reyes de Judá, y de Jeroboam,1.1 A este rey se le designa habitualmente como Jeroboam II (2~R 14.23-29), para distinguirlo del que se menciona en 1~R 11.26-40; 12.1—14.20. Su reinado sobre Israel (783-743 a.C.) coincidió aproximadamente con el de Uzías en Judá (781-740 a.C.). Véase Am 1.1 nota. hijo de Joás, rey de Israel.1.1 Es casi seguro que Oseas continuó su actividad profética luego del reinado de Jeroboam II y que la terminó antes de la caída de Samaria en el año 721 a.C. (cf. 2~R 17.1-6); cf. 2~R 15.13-31.

II. MATRIMONIO DE OSEAS1.2—3.5 La experiencia matrimonial de Oseas se describe en dos relatos diferentes. El primero (1.2-9) es un relato biográfico, que habla del profeta en tercera persona. En él se destacan particularmente dos aspectos: el matrimonio del profeta con una prostituta, y los nombres simbólicos dados a los hijos de ese matrimonio. El segundo (cap. 3) tiene un carácter autobiográfico, ya que el profeta mismo se expresa en primera persona. En las dramáticas alternativas de ese matrimonio, Oseas ve reflejadas simbólicamente las relaciones del Señor con su pueblo Israel. Al emplear el simbolismo de la unión matrimonial, con su resonancia afectiva, Oseas introduce una nueva manera de entender y expresar la naturaleza del vínculo instaurado por el pacto o alianza. Véase Introducción a Oseas.

(1.2—3.5)

La esposa y los hijos de Oseas

2El Señor comenzó así el mensaje que quería comunicar por medio de Oseas: «La tierra de Israel se ha prostituido apartándose de mí.1.2 La tierra de Israel se ha prostituido apartándose de mí: Esta expresión condena ciertas prácticas religiosas de los israelitas, en las que el culto del Señor, el Dios de Israel, se mezclaba con ritos dedicados a Baal, el dios cananeo de la fertilidad (véase Jue 2.13 n.). Tales ritos incluían ocasionalmente relaciones sexuales con prostitutas que eran, a su vez, sacerdotisas de las divinidades cananeas. La palabra prostitución, en el libro de Oseas, se refiere unas veces a la inmoralidad sexual, y otras, en sentido figurado, a la infidelidad del pueblo israelita a su Dios (cf. Os 5.3; 6.10; 9.1); al decir que la tierra de Israel se ha prostituido, el profeta denuncia la corrupción de una sociedad donde todo se ha pervertido, desde la relación con Dios hasta la lealtad para con el prójimo (Os 4.1-2). Véase Jer 2.20 nota. De la misma manera, ve tú y toma por mujer a una prostituta,1.2 Toma por mujer a una prostituta: Como Oseas identifica la idolatría con la prostitución (4.11-19), algunos intérpretes han sugerido que Gómer, la mujer del profeta, no fue una ramera, ni una mujer dedicada a la prostitución sagrada en algún santuario cananeo, sino simplemente una joven israelita devota de Baal. Cf. 1~R 18.20-40; 19.1-18. y ten hijos con ella; así ellos serán hijos de una prostituta.»

3Oseas tomó entonces por mujer a Gómer, hija de Diblaim, la cual quedó embarazada y le dio un hijo. 4Entonces el Señor le dijo a Oseas: «Llama1.4 Llama: el mismo Señor impone el nombre a los hijos de Oseas (cf. vv. 6,9) dando a entender, de ese modo, que ellos han de ser una señal profética para Israel. Véase Is 7.3 nota; 8.3-4; Cf. también Gn 17.5; 32.28; Mt 1.21. Jezreel1.4 Jezreel era el nombre de una ciudad situada en la llanura que se extiende al sur de Galilea, donde los reyes de Israel tenían una residencia (1~R 21.1). En esta ciudad Jehú dio muerte a Jezabel, al rey Joram y a toda la familia de Acab (2~R 9.22-37; 10.11). Cf. 1~R 18.45-46; 21.23; 2~R 8.29. Véase Índice de mapas. al niño, porque dentro de poco voy a castigar a los descendientes del rey Jehú por los crímenes que él cometió en Jezreel, y voy a poner fin al reino de Israel.1.4 Voy a poner fin al reino de Israel: Cf. 2~R 18.9-12. 5Ese día destruiré en el valle de Jezreel1.5 Valle de Jezreel: llamado también llanura de Meguido (Zac 12.11) y designado por los griegos con el nombre de Esdrelón. Este lugar fue escenario de batallas importantes en la historia de Israel (cf. Jue 4—7; 2~R 23.28-30). Véanse también Ap 16.16 n. e Índice de mapas. el poderío militar de Israel.»1.5 Poderío militar de Israel: Lit. el arco de Israel. La expresión se refiere probablemente a varias derrotas sufridas por el reino del Norte: la invasión de Tiglat-pileser III, emperador de Asiria, hacia el año 733 a.C., y la posterior caída de Samaria y el destierro de Israel en el año 721 a.C. (cf. 2~R 17.5-6).

6Gómer volvió a quedar embarazada y tuvo una hija. El Señor le dijo a Oseas: «Llama Lo-ruhama1.6 Lo-ruhama, en hebreo, significa no compadecida. Este nombre anunciaba al pueblo de Israel que aun la compasión paternal de Dios le sería retirada por un tiempo. a la niña, porque ya no volveré a tener compasión del reino de Israel. No los perdonaré.1.6 No los perdonaré: traducción probable; heb. oscuro. Cf. Am 8.2. 7En cambio, tendré compasión del reino de Judá: yo mismo, el Señor su Dios, los salvaré.1.7 Tendré compasión del reino de Judá: yo mismo… los salvaré: El mismo Señor intervino para salvar a Jerusalén cuando Senaquerib, rey de Asiria, la había sitiado en el año 701 a.C. (2~R 19.32-37; Is 37.33-38). Pero no los salvaré por medio de la guerra, sino que lo haré sin arco ni espada ni caballos ni jinetes.»

8Después de haber destetado a Lo-ruhama, Gómer volvió a quedar embarazada y tuvo un hijo. 9Entonces el Señor le dijo a Oseas: «Llama Lo-amí al niño, porque ustedes ya no son mi pueblo ni yo soy ya su Dios.»1.9 Lo-amí, en hebreo, significa no es mi pueblo. El lenguaje usado en este v. evoca la alianza de Dios con Israel (Ex 6.7; Lv 26.12; Dt 26.17-19; cf. Jer 7.23; 11.4; 31.33). Negarle el título de mi pueblo significaba que la alianza se había roto y que el Señor rechazaba a Israel, porque ya no reconocía en él la conducta propia de un hijo. Véase Os 2.3 n.; 11.1-7. Véase Alianza en el Índice temático.

La restauración del pueblo de Israel

12.1-3 Luego del mensaje condenatorio de la sección anterior, este pasaje contiene una promesa de restauración. El libro de Oseas presenta, en varias ocasiones, una estructura similar (cf. Os 2.16,25; 11.8-11; 14.5-9). Un día los israelitas

serán como la arena del mar,2.1 Como la arena del mar: Esta misma comparación se encuentra en los textos relacionados con la promesa hecha a Abraham (cf. Gn 22.17; 32.12).

que nadie la puede medir ni contar.

Y en vez de decirles:

«Ustedes ya no son mi pueblo»,

Dios les dirá:

«Ustedes son hijos del Dios viviente.»2.1 Ustedes son hijos del Dios viviente: Israel, en su condición de hijo (Os 11.1), debe al Señor lealtad completa (Dt 4.10), ya que, frente a los baales, que son no-dioses, ídolos o nada (cf. Dt 32.17-21; Is 40.18-20; 44.9-20; Jer 10.1-11; Ro 9.25-26), él es el Dios viviente (cf. Jos 3.10; Sal 42.3; 84.3).

Reflexiona

¿Por qué se le pide a Oseas que se case con una mujer infiel? ¿Cómo demuestra su casamiento con Gómer la relación de Dios con el pueblo de Israel? ¿De qué manera son significativos los nombre de los hijos de Oseas? ¿Qué mensaje de esperanza es dado en la lectura para hoy?

Ora

Dios misericordioso, perdóname cuando actúo de maneras que demuestran infidelidad hacia ti. Acércame a ti y restáurame a una correcta relación contigo. Tú continúas amándome, y te agradezco y alabo por tu bondad y fidelidad constantes. Amén.

Petición para hoy

Los consejeros matrimoniales.

Lectura para mañana

Oseas 2:2-23: El Señor castigará a Israel y luego restaurará la tierra y prosperará al pueblo.

Previa

Siguiente

Comparta la lectura bíblica de hoy con un amigo

Lectura diaria de la Biblia Archivo