Lectura diaria de la Biblia

04 de diciembre de 2020

Daniel 7:15-28 (DHH)

La Palabra de Dios que da vida: El gozo

Introducción

Daniel 7:15-28: En la lectura para hoy, las visiones de Daniel son interpretadas. Él se pregunta el significado del cuarto monstruo y el «cuerno más pequeño» (véase Daniel 7:8) que se cree que es una referencia al rey seléucida Antíoco IV Epífanes, que profanó el templo de Jerusalén en el 167 a.C. En aquel tiempo, Judea era una provincia dentro del Imperio seléucida.

La Biblia para hoy: Daniel 7:18

“Pero después el reino será entregado al pueblo del Dios altísimo, y será suyo por toda la eternidad”.

Lectura para hoy

15»Yo, Daniel, sentí que el terror se apoderaba de mí; y muy preocupado por todo lo que había visto, 16me acerqué a uno de los que estaban allí de pie, y le pedí que me explicara todo aquello. Él aceptó explicármelo,7.16 Las visiones simbólicas, como los sueños, resultan incomprensibles si alguien no las interpreta (cf. Dn (dc) 2.36; 4.15). En los caps. anteriores, el intérprete era Daniel; ahora, en cambio, él recibe las explicaciones de un ángel que actúa como intermediario de las revelaciones divinas (Dn (dc) 8.15-19). Cf. Ez 40—42; Zac 1.7—6.8, y véanse también Dn (dc) 1.17 n.; 2.36 n. y me dijo: 17“Estos cuatro monstruos son cuatro reyes que dominarán el mundo.7.17 Dominarán el mundo: otra posible traducción: se levantarán de la tierra. Una vez más aparece aquí la idea, típicamente apocalíptica, de los reinos que se van sucediendo en el dominio del mundo (véase Dn (dc) 2.1-49 n.; 2.38-40 n.). La enumeración de los imperios no pretende ser completa, sino que con el número cuatro se representa simbólicamente una totalidad mucho mayor. Cf. Dn (dc) 7.2; 8.8, donde la mención de los cuatro vientos del cielo (es decir, de los cuatro puntos cardinales) sugiere la idea de universalidad. Cf. Ap 7.1. 18Pero después el reino será entregado al pueblo del Dios altísimo,7.18 Pueblo del Dios altísimo: Lit. los santos del Altísimo. Algunos intérpretes han visto en esta expresión una referencia a los ángeles; pero en realidad se trata de seres humanos, ya que han sido perseguidos y muchos de ellos han padecido incluso el martirio (cf. v. 25). Son santos porque, como miembros del pueblo elegido, han sido puestos aparte y consagrados al servicio de Dios. y será suyo por toda la eternidad.”

19»Yo quería saber más acerca del cuarto monstruo, que era tan diferente de los otros, pues su aspecto era horrible: tenía dientes de hierro y garras de bronce; todo lo devoraba y destrozaba, y pisoteaba las sobras. 20También quería yo saber más acerca de sus diez cuernos, y del cuerno pequeño que tenía ojos y una boca que hablaba con mucha arrogancia, pues hasta parecía más grande que los otros cuernos, y tres cuernos habían caído para dejarle lugar. 21Entonces vi que este cuerno luchaba contra el pueblo de Dios, y lo vencía,7.20-21 En el cuerno que lucha contra el pueblo de Dios y lo vence temporariamente, muchos reconocen a Antíoco IV, rey de Siria (175-164 a.C.), que se hizo llamar Epifanes, es decir, «(dios) manifestado». Según Dn (dc) 11.36-37, la arrogancia de este rey fue tal que lo llevó a considerarse superior a sus propios dioses. Cf. 1 Mac 1.10,24; Ap 13.7. Véase la Tabla cronológica. 22hasta que llegó el Anciano e hizo justicia al pueblo del Dios altísimo, pues se había cumplido el tiempo para que el pueblo de Dios tomara posesión del reino. 23Y dijo:

»“El cuarto monstruo será un cuarto reino

que habrá sobre la tierra,

diferente de todos los demás.

Devorará toda la tierra,

la pisoteará y la destrozará.

24Los diez cuernos son diez reyes

que reinarán en ese reino.

Después de ellos subirá otro al poder,

que será muy diferente de los primeros

y que derribará a tres de estos reyes.7.23-24 Según muchos intérpretes, este cuarto monstruo es el imperio griego de Alejandro Magno (véanse Dn (dc) 8.7 n.; 8.21 n.). En tal caso, los diez cuernos representan a los reyes de la dinastía seléucida, que fueron sus herederos directos en el dominio de Siria y de las regiones adyacentes (véanse Dn (dc) 2.41 n.; 8.8 n.). Véase también la Tabla cronológica.

25Insultará al Dios altísimo

e irá acabando con su pueblo;

tratará de cambiar la ley de Dios y las fiestas7.25 Posible alusión a las medidas persecutorias del rey Antíoco IV contra la religión judía. Este rey, en efecto, no solo introdujo prácticas idolátricas en el templo de Jerusalén (véase Dn (dc) 9.27 nota), sino que además quiso obligar al pueblo judío a abandonar la observancia del sábado, a suprimir sus fiestas religiosas (cf. Dn (dc) 12.11), a comer alimentos prohibidos (cf. Dn (dc) 1.5) y a no circuncidar a sus hijos. Cf. 1 Mac 1.41-64. religiosas,

y el pueblo de Dios estará bajo su poder7.25 El conflicto entre el rey Antíoco IV y el pueblo de Israel se inscribe en un drama mucho más vasto, que afecta al pueblo de Dios a lo largo de toda su historia terrena. Para estar a la altura de su vocación y de su misión, ese pueblo debe pasar por las pruebas que Dios le impone para purificarlo y perfeccionarlo (Dn (dc) 11.35; 12.10; cf. Dt 8.2; Heb 12.3-11). De ahí que el Apocalipsis de Juan haya actualizado el mensaje de Dn (dc) para la iglesia perseguida por el imperio romano.

durante tres años y medio.7.25 La persecución de Antíoco IV duró de hecho desde el año 168 hasta el 165 a.C., es decir, aprox., unos tres años y medio. Pero téngase en cuenta, asimismo, que tres y medio es la mitad de siete, cifra que en la simbología bíblica representa lo bien terminado y completo (véase Gn 4.18 n.). Por lo tanto, este número de años podría tener un valor simbólico además de su valor real, ya que sugiere la idea de algo inconcluso y frustrado antes de llegar a su meta. Cf. Dn (dc) 12.7; Ap 12.14; 13.5-6.

26Pero el tribunal celebrará un juicio,

y se le arrebatará el poder,

dejándolo completamente destruido.

27Y el reino, el poder y la gloria

de todos los reinos de la tierra

serán dados al pueblo del Dios altísimo.

Su reino permanecerá para siempre,

y todos los pueblos de la tierra

le servirán y le obedecerán.”

28»Este es el final del relato. Y yo, Daniel, me quedé muy preocupado y me puse pálido; pero no dije nada a nadie sobre este asunto.»

Reflexiona

¿Qué efecto tuvieron las visiones sobre Daniel (versículo 15)? ¿Qué quería conocer Daniel sobre el cuarto monstruo (versículos 19, 20)? ¿Qué se le respondió (versículos 23-27)? Después de oír la explicación, ¿cómo reaccionó Daniel (versículos 28)? ¿Alguna vez tuviste sueños que te preocuparon? Si así fue, ¿hablaste de ellos con alguien?

Ora

Señor Dios, tú eres supremo, y tu poder real nunca terminará. Que todo lo que haga cuando te sirva refleje verdadera obediencia a tu voluntad y te glorifique y honre. Amén.

Petición para hoy

Los que están experimentando sueños problemáticos

Lectura para mañana

Daniel 12:1-13: En la visión final de Daniel se describe el tiempo que falta hasta el fin.

Previa

Siguiente

Comparta la lectura bíblica de hoy con un amigo

Lectura diaria de la Biblia Archivo