American Bible Society
GIVING PEOPLE ACCESS TO THE
LIFE-CHANGING MESSAGE OF GOD’S WORD

Lectio Divina - 02 julio 2017

Lectio Content

ARCHIVOS:

02 julio 2017
XIII Domingo del Tiempo Ordinario

Leyendo desde Mateo 10:37-42

Otras lecturas:

2 Reyes 4:8-11, 14-16a, Romanos 6:3-4, 8-11

Lectura

37»El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no merece ser mío; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí, no merece ser mío;38y el que no toma su cruz y me sigue, no merece ser mío.39El que trate de salvar su vida, la perderá, pero el que pierda su vida por causa mía, la salvará.,

Premios

(Mc 9.41)

40»El que los recibe a ustedes, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió.41El que recibe a un profeta por ser profeta, recibirá igual premio que el profeta; y el que recibe a un justo por ser justo, recibirá el mismo premio que el justo.42Y cualquiera que le da siquiera un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños por ser seguidor mío, les aseguro que tendrá su premio.»

Entramos en nuestra lectura del Evangelio de esta semana en medio de una enseñanza. En Mateo 10:34-36 Jesús les advierte a sus discípulos que él no vino a traer paz a la tierra sino guerra. Jesús cita al profeta Miqueas y les recuerda a sus discípulos la advertencia de Miqueas acerca del tiempo de prueba que se avecina. En la época de Miqueas, los asirios estaban avanzando. Le advirtió al pueblo que estuviera vigilante y listo para su inminente aparición en el territorio; y en particular, que tuvieran cuidado en quién confiaban porque en los días de conflicto y guerra que se avecinaban habría que desconfiar incluso de los miembros de la propia familia (Miqueas 7:6). Un familiar se levantaría contra otro. Se hallarían enemigos en la propia casa.

Ése es el contexto de nuestro pasaje del Evangelio de esta semana. Jesús les exige a sus discípulos un grado de lealtad que normalmente se reserva sólo para la familia. Les anuncia que deben amarlo más de lo que ahora aman a su padre o a su madre. Más de lo que aman a su hijo o a su hija.

Este concepto del amor se define de manera única en la Biblia. En nuestro mundo moderno, “amor” principalmente denota un sentimiento profundo. El amor al que Jesús se refiere en este punto se expresa en la idea del afecto que los miembros de una familia sienten los unos por los otros. Da una idea de apego, de la conexión que los mantiene unidos entre sí. Por lo tanto, la palabra “odio”, según se utiliza en la Biblia, significa desapego. En la versión que Lucas registra de nuestra historia (Lucas 14:25-27), Jesús enseña que sus discípulos deben “odiar” a su padre y a su madre. “Odiar” a su hijo y a su hija. Quiere decir que deberán estar radicalmente comprometidos con él y con su visión si es que quieren identificarse con Jesús y su ministerio público.

El camino de Jesús requiere de los discípulos que tomen su cruz y los sigan adondequiera que los dirija. En el Imperio Romano, la víctima condenada a la crucifixión debía cargar la cruz hasta el lugar de la ejecución y en el camino era objeto de burlas y oprobio.

Los “pequeños” que aparecen más adelante en este pasaje son los creyentes, los seguidores de Jesús. En la época de Jesús, grupos de mujeres hallaban formas de consolar a las víctimas que eran llevadas a los lugares donde las crucificarían. Podrían dar un vaso de agua para mitigar la sed de un alma sedienta que iba camino a su ejecución. Jesús imagina a sus seguidores como objeto de estos actos de caridad.

Meditación

¿Cuál es el premio del profeta? ¿Cuál es el premio del justo? ¿A qué se refiere Jesús con estas palabras? En Génesis 12:1-3 Dios le dice a Abraham que vaya a una nueva tierra y dé origen a una nueva nación que será una bendición a todos los pueblos. Dios promete que bendecirá a aquéllos que bendigan a Abraham y que de esa manera, bendecirá a todas las familias de la tierra. El premio del profeta es ver cumplida esa promesa.

Jesús nos llama a ser parte de una nueva familia, la familia de la fe. Al ser miembros de esta familia, Dios es nuestro Padre y Jesús, nuestro hermano mayor. Vamos a representar la familia de Dios en la tierra para que cuando alguien conozca a algún miembro de nuestra familia sepa más sobre nuestro Padre. En esta familia vivimos de una manera distinta. En esta familia no dejamos que nuestra izquierda sepa lo que hace nuestra derecha. No realizamos obras de caridad para que los demás nos vean. Sabemos que nuestro Padre, quien ve lo que hacemos en secreto, nos dará nuestra recompensa (Mateo 6:1-4). A eso se refería Jesús cuando habló del premio del justo.

Jesús enseña que la vieja manera de actuar ya no funciona. Es el amanecer de un nuevo día; el reino de Dios está irrumpiendo en el mundo. Él quiere que estemos en la vanguardia. Nuestro deseo es seguir a Jesús dondequiera que nos guíe, aun cuando eso signifique llegar a nuestro destino bajo el peso de una cruz.

Oración

Padre, haz que mis ojos vean a tus pequeños y dame la gracia para responder a sus necesidades con un vaso de agua, una cálida bienvenida, una sonrisa, una obra de caridad que les revele a ti, Señor, a través de mí.

Oramos también por la iglesia perseguida, especialmente por nuestros hermanos y hermanas que viven en las tierras ancestrales del Oriente Medio. Muchos ya tomaron la cruz y dieron la vida dando testimonio de su fe. Dales fuerza y aliento, Señor.

Contemplación

Fe en acción. ¿Estamos dispuestos a vivir lo que creemos? ¿Estoy dispuesto a arriesgarlo todo por Jesús? ¿Desafiará mi fe la relación que tengo con mi familia? ¿Con mis amigos? ¿Con mis compañeros de trabajo? ¿En qué tendrá que cambiar mi manera de vivir de modo que la gente con la que me encuentre o que salude sepa que pertenezco a Dios y a su iglesia, el cuerpo de Cristo?

En 1 Corintios 1:23 San Pablo declara que en todas las iglesias predica a Cristo y a éste crucificado. La historia de cómo murió Jesús está ligada al mensaje de la resurrección. La una lleva a la otra. Somos llamados a llevar nuestra cruz y seguir a Cristo. La recompensa es la confianza liberadora de saber que la muerte ha sido vencida y que la tumba no nos puede retener. Resucitaremos a una vida nueva con Jesús.

Kevin Saunders es profesor de Biblia católico en Phoenix, Arizona. Su estancia en la ciudad antigua de Jerusalén despertó en él un interés particular por el mundo cultural de Jesús. Sus populares clases de Biblia se encuentran en línea en ArizonaBibleClass

detalles sobre Lectio Divina

La Lectio Divina es un método de lectura orante de la Biblia, en coordinación con el Calendario Litúrgico y Leccionario Católico.

comentarios de James Martin, S.J. sobre Lectio Divina

¡INSCRÍBASE YA!:

En la bandeja de entrada de su correo electrónico: recibirá los martes, el contenido correspondiente al domingo siguiente y los jueves, un mensaje recordatorio.